A raíz de un debate en twitter y como es menester de este blog, vale cuestionarse existió la inquisición.

Busquemos evidencia…

César Cantú sobre la inquisición en el Compendio de la Historia Universal

Versión castellana por Juan B. Enseñat, individuo correspondiente de la Academia Española de la Historia.

145.- Herejías. Los Albigenses. Nuevos frailes
(…)

Albigenses                                 A estos, y principalmente a los Dominicos, fue confiada la inquisición de los herejes. Dijimos cómo las leyes imperiales los castigaban severamente. Las repúblicas adoptaron estas leyes en sus estatutos. Pero no siempre la herejía se refería a las verdades cristianas, sino que la mayor parte de las veces se dirigía también a la sociedad, enseñando ora la comunidad de bienes y mujeres, ora la rebelión contra la legítima autoridad, y a veces servían de pretexto para revueltas y desfogue de iras nacionales. Este último era particularmente el caso del Languedoc, donde la raza provenzal quería sustraerse a la francesa; por esto es considerada como una conquista la cruzada que Simón de Monfort guió contra los Albigenses y Raimundo de Tolosa, y que fue señalada por sus horribles crueldades, máxime en la toma de Beziers y en la batalla de Muret. Luis VIII aceptó el bajo Languedoc, y se dio la Alta Provenza a la Iglesia de donde dimanó el derecho de los Papas sobre el condado de Aviñón[SC1] .

Inquisición – 1229                  Como entonces la política se confundía con la religión, para reprimir a los turbulentos fue instituido el tribunal de la Inquisición, para el cual los obispos elegían en cada parroquia un sacerdote y algunos seglares de buena reputación, encargados de buscar a los herejes y denunciarlos a la autoridad, librándolos así de las venganzas privadas y dándoles ocasión de arrepentirse. Pero pronto aquel tribunal se dedicó a inicuas persecuciones; habiéndose extendido a otros países, principalmente a España, fue instrumento de tiranía, y subieron más las acusaciones que se acarreó, que la defensa que proporcionó a la Iglesia.

En Italia, la proximidad de los Papas hacía menos severa la Inquisición, aunque en este país se habían divulgado muchas herejías, principalmente la de los Patarinos en Lombardía. Algunos santos, como san Antonio, santo Tomás, san Buenaventura, se dedicaron a convertirlos, otros a perseguirlos como san Pedro Mártir, y otros a oponerles devociones nuevas, como las compañías de los Landeses, la fiesta del Corpus, y el Rosario, principalmente recomendado por los Dominicos.

159.- España. Expulsión de los Moros
(…)

1582 – 1609                             Los Moros vivieron sujetos a persecuciones; y como muchos se hacían cristianos y renegaban después del Cristianismo, se instituyó en contra suya la Santa Inquisición; espantoso tribunal, menos destinado a vigilar por la fe que a servir de garantía a la independencia de la Península contra las tramas que los vencidos urdían contra los vencedores. Los Moros realizaron algunas insurrecciones tremendas, principalmente en las Alpujarras, auxiliados por marroquíes y argelinos, y a duras penas bastó el valor de Don Juan de Austria para domarlos. Entonces se decretó la expulsión de los Moriscos, casi todos los cuales pasaron a Italia y África, y algunos al Languedoc. España se vio desposeída de más de 150 mil habitantes y de las industrias a que se dedicaban.

171.- Toscana. Los Médicis

1335 – 1375

Florencia prosperaba en extremo, a pesar de las discordias civiles, de las epidemias y de la quiebra de los Bardi y los Peruzzi. Aunque aliada de la Iglesia, sabía resistir a las exuberancias del clero y de la Inquisición, y hasta llamaba a los eclesiásticos al tribunal ordinario. Cuando el legado pontificio trató de ocupar a Toscana y excitó contra ésta a las bandas de Juan Acuto, Florencia no vaciló en nombrar a los ocho de la guerra, los cuales mandaron el ejército a Romania y sublevaron a ochenta ciudades, sin temor de las excomuniones; pero el legado Roberto de Ginebra devastó a las ciudades sublevadas; y por último se restableció la paz, merced a la intervención de santa Catalina de Siena.

198.- Japón

Después de Marco Polo, que describe el país, algunos Europeos fueron arrojados allí por una tempestad; entonces los Portugueses se dirigieron al mismo punto, donde fueron bien acogidos y realizaron extraordinarias ganancias.

Era introducido allí el cristianismo a costa de torrentes de sangre durante una persecución de cuarenta años, la más feroz que se recuerda. Cuarenta mil creyentes, no viendo otro modo de salvar su fe, se encerraron en el castillo de Simabara, donde, después de defenderse hasta lo último, fueron todos degollados. Instituyose un tribunal de inquisición para perseguir y castigar al que aún observase el cristianismo. Quedó prohibido todo comercio con los extranjeros, exceptuando una factoría china y otra holandesa en una isla del golfo de Nagasaki[SC2] , donde las negociaciones se verificaban bajo rigurosa vigilancia y entre actos en extremo humillantes.

212.- Costumbres. Opiniones

BrujeríasNo es, pues, extraño que en el vulgo se arraigasen aquellas creencias, suponiendo posibles los pactos entre el diablo y las brujas, las cuales, vendiendo su alma, adquirían la facultad de obrar a veces en bien, con frecuencia en mal, siempre con el supremo intento de conquistar almas para el infierno. El culto que presentaban a los poderes diabólicos; sus reuniones nocturnas cuyo objeto era la impiedad y la lascivia; su influjo en la salud de las personas, en los temporales, en los frutos, son cosas conocidas, y por desgracia aún no del todo desarraigadas. Pero entonces parecía impiedad el dudar; los curas usaban exorcismos, y los seglares apelaban a leyes, procesos y suplicios. El recto sentido se oponía a veces al sentido común; pero si hubo libros en contra de aquellas supersticiones, fueron muchos más los que se encaminaron a demostrar el poder maléfico, a enseñar los remedios y a normalizar los procesos, sobre todo desde que estos fueron confiados a la Inquisición y apoyados en bulas papales. Horror causa el pensar en los centenares de criaturas que cada año se sacrificaban por delitos que la razón reconoce imposibles y que la ciencia explica con las afecciones nerviosas o histéricas, con las imitaciones, con el miedo, con la ferocidad misma de los procesos. Apenas hace un siglo se discutía aún si era o no posible la traslación de los cuerpos, la magia y la brujería.

217.- Reformadores italianos

El carácter de la Reforma se manifestó en Italia literario y racionalista. En las escuelas las doctrinas aristotélicas conducían a menudo al materialismo, como las platónicas al misticismo (Pomponazzi), y el ver de cerca los desórdenes de la Corte romana excitaba a censurarlos con más energía. Por lo mismo, los primeros reformados esperaban hallar pronta acogida entre los Italianos; pero en el fondo sus tentativas no fueron secundadas más que por algunos literatos. Calvino, alentado por Renata, duquesa de Ferrara, trató de propagar allí sus doctrinas, pero sin gran fruto. La Inquisición redobló su celo para impedir la propagación de las nuevas ideas, y los que las abrazaban tuvieron que huir del país. Adquirieron fama fray Bernardino Ochino, Mateo Gentile, Guillermo Gratarola y otros muchos.

221.- España. Portugal

; la Inquisición salvó a España de la guerra civil, pero comprimió el pensamiento y el progreso, y se convirtió en un arma de tiranía en manos de los príncipes. Felipe III y Felipe IV asistieron a la ruina de la nación.

224.- Inglaterra. Los Tudor

Isabel                                         Entonces fue proclamada Isabel, que en seguida se declaró protestante, abolió los actos de María, y merced a los hábiles consejos de Cecil, organizó el Estado y la Iglesia anglicana, con los dogmas calvinistas, redactados en treinta y nueve artículos; conservando, sin embargo, la antigua jerarquía y muchos rituales. Algunos se escandalizaron de ver aún en las iglesias vasos, candelabros y cruces; quisieron capillas particulares, excluyendo las ceremonias sagradas, y se dieron el título de Puritanos. No queriendo parecer que tiranizaba a las conciencias, Isabel hallaba pretextos con que perseguir a los Católicos, sobre todo porque el Papa, con no reconocer el matrimonio de Ana Bolena, la declaraba bastarda. La Inquisición española no tuvo nada tan feroz como los procesos y los suplicios de que entonces fue teatro Inglaterra.

231.- Ciencias exactas

Galileo:                           Sirviéndose del descubrimiento del telescopio, hecho entonces en Holanda, notó las manchas del sol, la escabrosa superficie de la luna, vio los satélites de Júpiter, las faces de Venus y el anillo de Saturno. Su grandeza excitó la envidia y lo hizo acusar, so pretexto de que con su ciencia atacaba la verdad de los libros sagrados; encarcelado por orden del Papa, fue obligado a retractarse ante la Inquisición.

243.- Península Ibérica

1665                                           Felipe, hombre piadoso pero rey inepto, tuvo por sucesor a Carlos II, de cuatro años, bajo la regencia de Ana de Austria, entre intrigas palaciegas, proyectos de negociantes, desordenadas devociones, especulaciones de los Hebreos, rigores de la Inquisición y ataques de los corsarios.


 [SC1]En el original siempre aparece como “Avignon”. (N. del e.)

 [SC2]“Nangasaki” en el original. (N. del e.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s