Quizás la pregunta se pueda reformular para dar otras respuestas necesarias como. ¿Por qué no se levanta el pueblo de Cuba ante lo mal hecho? Antes de responder la primera o la segunda pregunta, que de antemano creo que son difíciles de responder con certinidad, hay que contextualizar un poco para entender los matices.

El pueblo de la isla no se caracteriza por ser muy homogéneo. Sino que, como resultado de un país de emigrantes, se caracteriza por su diversidad étnica, social, religiosa, etc. Cuba ha sido un país que ha tenido que luchar por su independencia de España y de Estados Unido lo que ha determinado ciertas condiciones de desarrollo económico que conspiran contra sus pilares industriales y de desarrollo económico en general. Hoy junto a los jóvenes cubanos vive una generación que conoció los beneficios innegables que trajo consigo desprenderse en el 59 de situaciones como el analfabetismo, la educación y la explotación campesina, por solo citar tres ejemplos. Esa generación se resiste a creer que la revolución que cambió al país en los 60 y los 70 se convirtiera en una Revolución (con mayúscula) que quedó inmóvil y ahora le cuesta empezar de nuevo.

Pero por demás, ahora parece estarse moviendo lentamente a no se sabe dónde, pero moviéndose. Y no olvidar lo que parece aburrido de tanto oírlo en la prensa y propaganda oficial pero que no deja de tener verdad, a solo noventa millas de la pequeña Cuba, se hace notar una de las potencias económicas y militares más influyentes del mundo moderno.

Así sin parecerme suficiente la contextualización, que solo un cubano de la isla comprendería cabalmente. Procedo a las preguntas.

Sin rodeos ni desvíos, si en Cuba surgiera un movimiento lo suficientemente parecido a una resistencia o a masas indignadas en las calles, bastaría como motivo suficiente para que hubiera otra Libia en el Caribe. Y eso sería ya historia conocida para los cubanos después de un Maine nuestro, o un 11 de septiembre suyo. Sería imperdonable e injustificable tal hecho.

Pero hay más de por qué no creo que sea este el momento para tal planteamiento que se hacen algunos ante el tema Cuba. No existen condiciones materiales ni económicas para soportar una crisis interna de tal magnitud. En otras palabras un conflicto interno nos dejaría con una mano delante y la otra detrás, y volverías al mismo punto. Y por último y no menos importante no creo que el pueblo quiera que sangre cubana sea derramada por manos cubanas. Inadmisible.

Bien ahora. ¿Por qué los cubanos no se lanzan a la calle? ¿Miedo quizás? Pues puede que si y también puede que no, eso, creo que solo se podría responder si se supiera que pasa por la mente de cada cubano que se encuentra ante los resabios de un sistema que padece. Pero podrían ser: Los cambios que ha aplicado o planea aplicar el gobierno. El caso es que cada año hay un tema nuevo que parece “entretener” las mentes de los habitantes de la mayor de las Antillas. Aunque hay que destacar que Raúl ha cambiado, desde su llegada al poder, más cosas que su hermano en las últimas décadas. Por lo menos han sido más radicales los cambios, aunque acabemos en el callejón de otra pregunta ¿hacia qué cambiamos?

 

Etiquetas de Technorati: ,,,,
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s