maleconazo cuba levantamiento popular 

versión ampliada

Quizás la pregunta se pueda reformular para dar otras respuestas necesarias como. ¿Por qué no se levanta el pueblo de Cuba ante lo mal hecho? Antes de responder la primera o la segunda pregunta, que de antemano creo que son difíciles de responder con certinidad, hay que contextualizar un poco para entender los matices.

El pueblo de la isla no se caracteriza por ser muy homogéneo. Sino que, como resultado de un país de emigrantes, se caracteriza por su diversidad étnica, social, religiosa, etc. Cuba ha sido un país que ha tenido que luchar por su independencia de España y de Estados Unidos, lo que ha determinado ciertas condiciones de desarrollo económico que conspiran contra sus pilares industriales y de desarrollo económico en general. Hoy junto a los jóvenes cubanos vive una generación que conoció los beneficios innegables que trajo consigo desprenderse, en el 59, de situaciones como el analfabetismo, el desempleo, la deplorable situación de las salud pública y la explotación campesina, por solo citar algunos ejemplos. Esa generación se resiste a creer que la revolución que cambió al país en los 60 y los 70 se convirtiera en un Revolución (con mayúscula) que quedó inmóvil y ahora le cuesta empezar de nuevo cuando nunca debió detenerse.

La historia de Cuba no nos muestra tampoco homogeneidad en el pensamiento político de los cubanos. Hay cosas que ni la historia parcial que se enseña en las escuelas puede ocultar. Las posiciones variaban (quizás varíen) desde un conservadurismo cerrado y elitista hasta un independentismo a cualquier costo, pasando por el reformismo y e

l anexionismo, esta última que nos ha mantenido bastante ocupados durante mucho tiempo. Debo resaltar que otras posiciones son menos conocidas, pues las élites imperantes de la época se encargaron de silenciarlas.

Resumiendo, si algo nos une no son precisamente las ideas compartidas de cómo cuidar la Patria. Si algo nos une es ser quienes somos, cubanos, aunque no pensemos igual. Así que si ponemos eso bajo la lupa de un sistema que ha dejado las opciones ideológicas en una, más por eliminación que por convencimiento, obtenemos que es casi imposible no ya un consenso, sino saber en que piensan los cubanos en cuanto a cual debe ser el destino de la isla.

Pero por demás, ahora parece haber un movimiento, lento, a no se sabe donde, pero movimiento. Y no olvidar, lo que parece aburrido de tanto oír en la prensa y propaganda oficial, pero que no deja de tener verdad, que a solo noventa millas de la pequeña Cuba, se hace notar una de las potencias económicas y militares más influyentes del mundo moderno. Con antecedentes recientes de utilizar la fuerza para decidir el destino de otros países, lo que no es nuevo para ellos ni para otros sistemas, pero siendo tan reciente y del patio de al lado, da para preocuparse.

Así sin parecerme suficiente la contextualización, que solo un cubano de la isla comprendería cabalmente, procedo a responder las preguntas:

Sin rodeos ni desvíos, si en Cuba surgiera un movimiento lo suficientemente parecido a una resistencia o a masas indignadas en las calles, bastaría como motivo suficiente para que hubiera otra Libia en el Caribe. Y eso sería ya historia conocida para los cubanos después de un Maine nuestro o un 11 de septiembre suyo. Sería madurar la fruta con nuestras propias manos, el motivo histórico más planeado, y no pensar que se trata de qué presidente o Partido esté de turno en “el monstruo”. Recordemos que la silla en la oficina oval viene con hilitos, telones, proscenio y hasta público; y que republicanos y demócratas es como se hacen llamar los miembros del Partido único de Estados Unidos, el siempre en el poder, Partido Capitalista. Se trata de intereses económicos y rencores. Se trata de vericuetos políticos que no son del todo claros ni conocidos. El camino armado para un cambio en Cuba sería garantizarnos otra guerra como la Hipano-cubano-americana (Hispanoamericana debería ser) donde nos utilizaron en nuestro propio país y en nuestra propia guerra. Propiciar OTRA intervención Yanqui sería imperdonable e injustificable.

Pero hay más de por que no creo que sea este el momento para tal planteamiento que se hacen algunos ante el tema Cuba. No existen condiciones materiales ni económicas para soportar una crisis interna de tal magnitud. En otras palabras, un conflicto interno nos dejaría con una mano delante y la otra detrás, y volveríamos al mismo punto, en el mejor de los casos, si no nos sumimos en un vórtice sin salida que nos conduciría a la miseria más lamentable. Se derramaría sangre sobre un suelo que no volvería a ser fértil. Y por último y no menos importante, no creo que el pueblo quiera que esa sangre cubana sea derramada por manos cubanas. Inadmisible.

Ahora bien, ¿por qué los cubanos no se lanzan a la calle? ¿Miedo quizás? Pues pude que si y también puede que no, eso creo que solo se podría responder si se supiera que pasa por la mente de cada cubano que se encuentra ante los resabios de un sistema que padece. Pero podrían ser: Los cambios que ha aplicado o planea aplicar el gobierno. El caso es que cada año hay un tema nuevo que parece “entretener” las mentes de los habitantes de la mayor Antillas: Elián, “la batalla de ideas”, las ollitas, los 5, etc. Aunque hay que destacar que Raúl ha cambiado, desde su llegada al poder, más cosas que su hermano en las últimas décadas, por lo menos han sido cambios mucho más radicales.

Otro motivo que se me ocurre, y estoy ya especulando, es el fidelismo. Entiéndase fidelismo como veneración a una figura carismática (Fidel), que ha cautivado a generaciones. Lo que tiene una explicación psicológica. Las masas necesitan (o siguen) más a un referente personalizado que a los ideales, como masas necesitan un líder. La figura a venerar, casi siempre un hombre, se convierte en una especie de tótem sagrado que evoca nuestro pasado patriarcal. En otras palabras mientras Fidel viva (y con él su generación) va ha ser difícil que ocurra nada parecido a un levantamiento en Cuba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s