“Un hombre no se puede bañar dos veces en el mismo río pues cuando lo intente ni él ni el río serán los mismos”

 

Imagen

 

Los últimos acontecimientos (la dimisión del Papa, la muerte de Chávez, el mundo sigue igual) me han hecho pensar: Por que si los hombres somos seres sociales y es tan relevante el grupo la etnia, la identidad, seguimos y nos afecta tanto un personaje. Por que no somos capaces de seguir ideas sin líderes de idea.

Ha ocurrido desde siempre, lo que yo conozco y los invito a ejemplos que me contradigan, las ideas son relacionadas al líder, pensador o artífice que las lanza o las defiende. Se nos hace difícil pensar en comunismo sin Karl Marx o en Cristianismo sin Jesús por solo mencionar dos históricos ejemplos. Lo mismo ha ocurrido en la actualidad y seguirá ocurriendo al parecer. Sistemas como el cubano o el venezolano que defienden ideas sociales y de izquierda pierden muchas a veces su rumbo al idolatrar una figura o personaje (claro que nos estamos refiriendo a Fidel y a Chávez) y es precisamente eso lo que impide que la sociedad se integre en un proceso de cambio o transformación social. Pues sencillamente el pueblo se acomoda a no ser quien toma las decisiones y las delega (y achaca) a una única persona.

Pero cuál es el problema de la dirección “representativa”, precisamente ese que no es representativa. Una mente humana es incapaz de concebir (“por ahora” ;=) ) la diversidad de pensamientos ideas y opiniones que abarca la totalidad de una sociedad. 

Una mente humana es susceptible a cometer errores, una mente colectiva no.  Cuando un idolatrado líder toma decisiones herradas estas son defendidas y justificadas por los adoradores a cualquier costo. Porque no seguimos las ideas sino al cabeza de manada. Esa conducta animal nos convierte en fácil presa de comportamientos aberrantes como el culto a la personalidad y la idolatría a cualquier costo.

Los seres humanos debemos en nuestra individualidad tomar las buenas ideas y desarrollarlas como proyectos de vida de conjunto y personales. Ser seres sociales sin perder el amor propio que nos lleva a nuevas fronteras. teniendo siempre en cuenta que el bienestar de todos hace que nuestro bienestar sea posible. Amamante para que aprendas a amar a los demás, y cuando los ames, estos te amarán a ti. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s